jueves, 10 de julio de 2008

LA VIOLENCIA EN EL FUTBOL

Anoche tuve oportunidad de presenciar un partido de fútbol sala en Olivares de un equipo de nuestro pueblo, el Bar Salvi. He de decir que el polideportivo es una buena instalación, pero a mi modo de entender, una superficie inadecuada y peligrosa. centrándome en el título del post, quiero expresar mi mas profundo rechazo a "individuos" que se hacen llamar deportistas, que utilizan la amenaza, las voces y la intimidación para conseguir un resultado favorable. Ayer el arbitro no sabía que hacer, concedió un gol con la mano al equipo de Villanueva porque no lo vio, cometió un error, ¿es un sinvergüenza por eso? ¿hay algún jugador de los que ayer cometieron errores groseros que fuese insultado o amenazado por ello?. Más tarde, en la prórroga expulsa a un jugador Villanovense por dar un puñetazo a uno de los de Gerena, ¿se merece por tanto ser acorralado y casi agredido? En fin, esperemos que la organización no le brinde otra oportunidad de intentarlo el año que viene.

2 comentarios:

J. M. M. Limia dijo...

Perdona José Manuel, no me queda claro a quién debe castigar la organización: ¿al árbitro o al equipo de Villanueva?.

Creo que la violencia es un tema que hay que combatir entre todos y desde todos los ángulos. Yo siempre he insistido en el máximo respeto y, casi, en la ignorancia más absoluta a los árbitros.

Ellos pitan y nosotros obedecemos. Punto. Si en una jugada concreta nos perjudican en otra nos favorecen. Y, en cualquier caso, si ganamos de más tanteo de los que ellos afecten con sus equivocaciones nunca pasa nada.

José Manuel "River" dijo...

Evidentemente, considero que el que agrede a un árbitro por equivocarse no es digno de llamarse deportista. ¿Quién debe castigar a los árbitros por sus errores? Imagino que esa es la pregunta de todos, ya que los equipos pagamos nuestros errores en el campo, no consiguiendo sumar los puntos en juego.
A lo que yo quiero llegar es a proponer una solución para acabar con la violencia de una vez por todas, por muy drástica que parezca:
- Equipo que agrede a un árbitro => eliminado de la competición y un año más sin poder competir.
- Lo mismo pediría para los equipos que utilizan la cobardía de la muchedumbre para organizar tanganas y peleas multitudinarias.

Con ésto, ¿qué conseguiríamos?:

- Los entrenadores, delegados, directivos, ... prestaríamos más atención a los jugadores que permitimos enfundarse la camiseta cada semana.
- También nos preocuparía el público que acude al campo, pabellón, etc. y en el estado en que accede a los mismos.
- Habría más árbitros y, por lo tanto, el comité territorial correspondiente sería más selectivo a la hora de asignar encuentros.
- Sacaríamos del deporte a la "escoria" para quedarnos solo con los deportistas auténticos: unos que buscan competir y conseguir objetivos de forma honrada y los que sencillamente buscan diversión, ejercicio, conocer gente...

Como verás, soy muy crítico con la violencia, ya que creo que no es necesario acudir a ella para conseguir objetivos. Personalmente me repugnan comentarios como: "es que tengo que meter presión", "nos ha robado el partido", "viene premeditado", "o ganamos o no sales vivo",...
Muchas gracias por participar.